28 Mar

El vino floreciente

Un distintivo de calidad cada vez más reconocido, donde el respeto a la naturaleza y al consumidor se convierte en una ventaja competitiva para las bodegas españolas.

Los viticultores ecológicos desarrollan diferentes estrategias de acuerdo a la normativa de producción ecológica. Las prácticas de la agricultura convencional que dejan el suelo desnudo o que no aportan materia orgánica, van degradándolo, dejando que se erosione y haciendo que pierda tanto su estructura física como la vida que en él habita. Por ello, la mejora de la fertilidad del suelo es una prioridad para los cultivos ecológicos. Del manejo del suelo va a depender tanto la nutrición adecuada de la vid como una protección eficaz contra plagas y enfermedades.

Los sistemas intensivos son consumidores de recursos limitados, como el agua y las energías no renovables. El modelo productivista aumenta los tratamientos fitosanitarios y el uso de abonos químicos, con el consiguiente deterioro medioambiental y la contaminación de acuíferos por nitratos. En la situación de crisis actual, el modelo convencional está cada vez más cuestionado. Las buenas prácticas ecológicas sin embargo, estimulan la diversidad, evitan la contaminación de la tierra, el agua y la atmósfera de productos tóxicos. La técnica de diversificación más importante consiste en el empleo de cubiertas vegetales entre las líneas de viñedos. La cubierta vegetal tiene múltiples funciones: mejora la estructura del suelo, aporta nutrientes a la vid, aumenta la presencia de enemigos naturales que controlan las plagas y mejora el ecosistema en el viñedo.

El vino ecológico resiste la crisis.

Por sus particularidades climáticas, España cuenta con unas condiciones óptimas para el desarrollo de la agricultura ecológica. Actualmente, con casi 85.000 hectáreas es líder mundial en superficie de viñedos ecológicos. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Agricultura, en 2014 se contabilizaban 741 bodegas. Aproximadamente el 10 % de las bodegas españolas elaboran o comercializan vinos ecológicos. El crecimiento y las cifras de ventas al alza están animando incluso a grandes y reputados productores de vinos convencionales a ampliar su gama de productos con vinos ecológicos. Los premios obtenidos por bodegas ecológicas en concursos internacionales y la buena relación calidad-precio atraen cada vez más a los consumidores. Alemania, Francia, Estados Unidos y China son los destinos principales de los vinos ecológicos españoles.

Elaboración

Los vinos ecológicos se reconocen por los expertos como productos con un sabor original, con una gran calidad organoléptica y una personalidad acusada, transmitiendo con especial intensidad las características del entorno del que proceden. Recoger manualmente los racimos, elegir la uva sana, utilizar cajas fácilmente lavables, remolques poco profundos y recubiertos para evitar que entren en contacto con la uva, transportar a la bodega en el mismo día… Las buenas prácticas en la vendimia tienen un gran efecto en la calidad del vino. También, depende mucho de la concentración de azúcares de las uvas y de la abundancia de levaduras y bacterias autóctonas que estén sobre los frutos en el momento de la cosecha. En la elaboración de caldos ecológicos, el uso de anhídrido sulfuroso está particularmente sometido a restricciones cuantitativas de 100 miligramos para vinos tintos, 150 miligramos para vinos blancos y rosados; y una reducción de 30 miligramos (respecto de los límites establecidos en la legislación general) para el resto de vinos. A diferencia de lo que ocurría anteriormente, con la nueva regulación que entró en vigor en 2012, las bodegas pueden identificar sus caldos bajo la denominación “vino ecológico” permitiendo que los consumidores reconozcan adecuadamente estos productos y facilitando su desarrollo en los mercados.

Vinos Biodinámicos

Se encuentran dentro de los denominados “vinos ecológicos”, aunque más estrictos en su producción, ya que conjugan una filosofía que conecta la tierra y el espacio.

Cada vez existen más bodegas que practican este tipo de agricultura, tanto desde la producción de la uva, hasta la elaboración de sus vinos.

En thinkingbiotiful.com disponemos de una alguna referencia de estos vinos, como es el caso del Mesquida Mora (Blanco), La Bodega de las Estrellas (tinto)o el Clairette (espumoso).

related posts

add a comment